top of page
Buscar
  • Foto del escritorAntonio J. Martín

Laura Collado Fernández, "Nuestro hijo nos demuestra que a pesar de las dificultades se levanta"


Laura Collado Fernández nace el 6 de mayo de 1980 en Soto de Luiña (Cudillero) en Asturias.



Pasó su infancia y juventud en distintos pueblos ya que la profesión de su padre les llevó por distintos destinos.


Pudo parecer algo traumático el cambiar de amigos, colegio, casa, pero fue todo lo contrario, a ella le aportó muchas experiencias y recuerdos bonitos.



1998- Terminó sus estudios de COU y la Selectividad. Accedió a la facultad de Empresariales de Oviedo pero en su no interior no estaba contenta, ya que lo que en realidad le gustaba era ser Guardia Civil como su padre.


1999- Finalmente decidió dejar de lado sus estudios de Empresariales y opositar para la Guardia Civil.


Con mucho esfuerzo ese mismo año aprobó la oposición e ingresó en el Colegio de Guardias Jóvenes Duque de Ahumada (aquí es donde forman a los hijos de Guardias Civiles durante dos años y se les conoce por el cariñoso apodo de “Polillas”).



2004 - Tras haber pasado por destinos como Barcelona y País Vasco, le dieron destino en su tierrina Asturias, donde en diciembre de ese año nace su primer hijo.


2011- Curso experto en TDAH (Facultad Padre Ossó- Oviedo).


2012- Curso especialista en TDAH (Facultad Padre Ossó - Oviedo).


2016- Grado en Pedagogía (Uned).


2017- Curso Diagnóstico e Intervención en la Dislexia (Uned).


2018 - Curso Inteligencia Emocional en niños y adultos (Uned).


2018 - Curso de intervención en el TDAH (Uned).


2018 - Curso de abordaje de la Dislexia en el aula (Uned).


2021 - Atención a Alumnado con NEE en centros educativos (Universidad de Nebrija).


2022- Ciclo Formativo Grado Superior de Mediación Comunicativa (Fundación Vinjoy - Oviedo).



MI HISTORIA: LA FIGURA DEL MEDIADOR COMUNICATIVO


Antonio Martín: ¿En qué año te convertiste en madre primeriza?


Laura Collado Fernández: En el año 2004 me convertí en madre primeriza y ahí comienza una nueva vida para mí.


Antonio Martín: ¿Por qué ser madre primeriza para ti marcó un antes y un después?


Laura Collado Fernández: Seguramente a todas las madres les cambió su vida, pero para mí marcó un antes y un después.


Pasé de ser una estudiante de ciencias puras en su etapa de instituto, a comenzar a entrar en el mundo de las letras, del lenguaje, de la comunicación.


Antonio Martín: ¿Cuándo comenzó vuestra pesadilla?


Laura Collado Fernández: Pasaron tres años más y mi hijo comenzó el colegio y ahí comenzó nuestra pesadilla.


Antonio Martín: ¿Qué os decía la profesora todos los días cuando vuestro hijo salía con la cara triste?


Laura Collado Fernández: Ya el primer día, el segundo y el tercero cuando todos los niños salían contentos de clase, nuestro hijo salía con cara triste y con su profesora diciéndonos “no ha hecho nada en clase”.


Antonio Martín: ¿Qué pensabais que le sucedía a vuestro hijo?


Laura Collado Fernández: En un principio nos lo tomábamos como un periodo de adaptación que quizá para nuestro hijo era más lento, y más aún cuando él había nacido un 20 de diciembre y era de los más chiquititos de clase.


Antonio Martín: ¿Era vuestro hijo capaz de seguir las directrices?


Laura Collado Fernández: Pero fueron pasando las semanas, los meses, los tres años de infantil y día tras día tenía que escuchar como mi hijo trabajaba muy lento, no hacía caso a las directrices, no sabía leer y tenía que pasar a 1º de Primaria leyendo… y muchas más cosas que es mejor dejar atrás.


Antonio Martín: Pese a tener una ligera sospecha de que podía tener alguna dificultad ¿que os dijeron en el colegio en la etapa de Infantil?


Laura Collado Fernández: Pasó a Primaria y a pesar de que nosotros en casa ya teníamos una ligera sospecha de que nuestro hijo pudiera tener alguna dificultad de aprendizaje (dado que había otro familiar con características similares), en el colegio nos habían dicho durante su etapa en infantil que simplemente no quería hacer las cosas y que era demasiado inmaduro.


Antonio Martín: ¿Qué os comentó su tutora en la entrevista del final del primer trimestre de la Primaria?


Laura Collado Fernández: Llegó el final del primer trimestre y en la entrevista con su tutora nos dice a mi marido y a mi: “el niño tiene un gran desfase curricular que viene de atrás y creo que debe tener alguna dificultad atencional”.


Antonio Martín: ¿Qué os planteasteis hacer en ese momento?


Laura Collado Fernández: En ese instante no sabíamos qué hacer, puesto que su etapa anterior la había realizado en el mismo centro y nosotros ya habíamos informado de nuestras sospechas, pero no nos habían hecho nada de caso.


Decidimos no darle importancia al pasado sino mirar el presente, y para ello pedimos cita en un Centro Neurológico de Madrid que nos había recomendado nuestro familiar.


Antonio Martín: ¿Qué os dicen después de varios meses de pruebas de descarte en un Centro Neurológico de Madrid?


Laura Collado Fernández: Después de varios meses de pruebas de descarte, test, analíticas, visitas a psicólogos… salimos de la consulta con un informe que nos ponía “TDAH tipo inatento”.


Antonio Martín: ¿Y ahora qué?


Laura Collado Fernández: Nuestra decisión fue tirar para adelante, además teníamos a nuestra princesa (nuestra hija pequeña) con apenas unos meses de vida y no podíamos decaer.


Antonio Martín: ¿Con qué asociación os pusisteis en contacto? ¿Cómo se debe afrontar la educación de los hijos?


Laura Collado Fernández: Nos pusimos en contacto con la Asociación de Niños Hiperactivos del Principado de Asturias (ANHIPA), donde encontramos muchísimo apoyo y poco a poco fui asistiendo a sus cursos formativos, charlas (siempre junto a mi marido, pues en la educación de nuestros hijos creemos que lo mejor es trabajar y formarnos en equipo) y todo ello para hacer caso a nuestro neurólogo que siempre nos ha dicho que las familias tienen que llegar a saber tanto o más que los profesionales, ya que somos los que convivimos con nuestros hijos y de nada sirve que le demos tratamiento farmacológico, horas y horas de terapias psicopedagógicas si al final llegan a casa y no sabemos cómo actuar con ellos.


Antonio Martín: ¿Qué has echado en falta en la mayoría de los docentes que ha tenido tu hijo?


Laura Collado Fernández: He echado en falta que la mayoría de los docentes que han pasado por la vida de mi hijo no se hubieran formado o informado sobre las estrategias o metodología a seguir para poder aprovechar al máximo su capacidad y sacar de él el máximo rendimiento.


Antonio Martín: ¿Cuál fue el motivo que te llevó a estudiar el Grado en Pedagogía? ¿Qué persona te animó a comenzar dichos estudios?


Laura Collado Fernández: Con todo eso, y después de que mi hijo hubiera repetido 2º de primaria por (dificultad con la lectoescritura y un retraso significativo con respecto a sus compañeros), lo hubiéramos cambiado de colegio al no tener apoyo en el anterior y mi hijo haber dejado de interactuar y hablar con sus compañero por el miedo al qué dirán, se van a reír de mí, lo hago todo mal… que le llevaron a tener el ánimo por los suelos con tan solo 7 añitos; me propuse estudiar el Grado en Pedagogía, ya que me encantaba adaptar las lecciones a mi hijo para que las entendiera mejor, me encantaba ayudarlo, me encantaba aprender más sobre las dificultades de aprendizaje, y con el empuje de la mejor Pedagoga que ha tenido mi hijo “Maca del Centro GOA de Oviedo”, que me animó a que comenzara los estudios, me matriculé en la UNED y desde entonces no he parado de formarme.


Antonio Martín: ¿Para qué necesitamos formación?


Laura Collado Fernández: Las personas estamos en continuo desarrollo y para eso necesitamos formación, creo que nuestro desarrollo será más completo tanto cognitivo, moral como emocional.


Antonio Martín: ¿Qué peculiaridades notáis en 2014? ¿Cuál vuelve a ser la respuesta desde la tutoría?


Laura Collado Fernández: En 2014 vuelvo a hablar con otra tutora ya que a pesar de que mi hijo estaba teniendo muchísimos apoyos, tanto en terapias como en casa, cuando llegaba al colegio no entendía muy bien los trabajos, tareas, lecciones y notamos que le costaba mucho redactar, leía con poca fluidez, escribía con muchas faltas de ortografía, omisiones… y una vez más nos contestaron “que seguramente era porque era muy inmaduro y por su déficit de atención, porque ella tenía y había tenido alumnos con Dislexia y no tenía nada que ver con nuestro hijo”.


Antonio Martín: ¿Seguía caminando y levantándose vuestro hijo, pese a encontrarse con todo tipo de dificultades?


Laura Collado Fernández: Nuestro ánimo decaía pero no podíamos permitírnoslo ya que nuestro hijo nos estaba demostrando que a pesar de encontrarse piedras en su camino, no dejaba de caminar y de volver a levantarse después de cada caída.


Antonio Martín: ¿Con quién te pusiste en contacto?


Laura Collado Fernández: Me puse en contacto con el equipo de Fernando Cuetos de la Universidad de Oviedo, ya que me había enterado de que estaban haciendo un estudio sobre la Dislexia.


Antonio Martín: ¿Qué le pasaron? ¿Cuál fue el resultado de las mismas?


Laura Collado Fernández: Le pasaron varias pruebas durante varios días y después de su estudio se nos informó de que nuestro hijo tenía una Dislexia severa (ya que no había sido tratada tempranamente).


Antonio Martín: ¿Os adelantasteis otra vez vosotros a los profesionales?


Laura Collado Fernández: ¡Una vez más habíamos tenido que ser nosotros los que informamos a los profesionales de las dificultades de aprendizaje que notamos en nuestro hijo para que pudieran darnos un nombre!


Antonio Martín: ¿Está mal etiquetar?


Laura Collado Fernández: Algunas personas pensarán que etiquetar está mal, y en parte yo también estoy de acuerdo.


Antonio Martín: ¿Es necesario etiquetar?


Laura Collado Fernández: El problema es que a pesar de verse la dificultad, la mayoría de las veces no se interviene desde el centro educativo, desde el aula con el alumno, hasta que no se le pone un nombre a lo que le pasa (y muchas veces ni con eso).


Antonio Martín: ¿Fue tu implicación y formación con ANHIPA mayor con el paso de los años? ¿Con qué otras asociaciones estabais en contacto?


Laura Collado Fernández: Con el paso de los años mi formación e implicación con ANHIPA era más amplia, y también estaba en contacto con la asociación DISLEXIA ASTURIAS, ya que se había creado la Plataforma por la Educación Inclusiva de Asturias, donde familias de niños con Dislexia, TDAH, Altas Capacidades o Asperger, nos habíamos agrupado para intentar conseguir apoyos por parte de las administraciones para todos los alumnos así como visibilizar las dificultades que pueden llegar a tener hasta el 20% de los alumnos en el Principado de Asturias.



Antonio Martín: ¿Cuál fue el motivo que te llevó a tomar el cargo de Presidenta de la Asociación de Niños Hiperactivos del Principado de Asturias? ¿Cuándo dejaste dicho cargo?


Laura Collado Fernández: Fue tanta la implicación, que en 2018, y por petición de las familias y de la anterior junta directiva, tomé el cargo de Presidenta de la Asociación de Niños Hiperactivos del Principado de Asturias para intentar seguir velando por los derechos de nuestros hijos y seguir visibilizando el trastorno para que algún día se llegue a tener una verdadera EMPATÍA e INCLUSIÓN con estos niños, y adultos futuros.



La anterior junta directiva me había enseñado que la formación, la paciencia y el cariño son primordiales y por ello intenté seguir su camino.


En 2020, por motivos de salud y pensando en que lo mejor será ceder el cargo a otra persona con mayor disponibilidad con la asociación, dejo el puesto de presidenta a otra mamá luchadora, pero sigo en la asociación siempre disponible.


Antonio Martín: ¿Cuándo descubres la figura del Mediador Comunicativo?


Laura Collado Fernández: En el año 2022 me apetece seguir formándome sobre el tema de las adaptaciones y de las dificultades de aprendizaje y descubro la figura de Mediador Comunicativo.


Antonio Martín: ¿Qué es un Mediador Comunicativo? ¿A qué personas atiende?


Laura Collado Fernández: La Mediación Comunicativa es el pincel que da color a la vida.


Un Mediador Comunicativo es un profesional competente en Lengua de Signos y estrategias de comunicación, que apoya a las personas sordas, sordociegas y con dificultades de comunicación, lenguaje y habla en su vida diaria y en sus interacciones con el entorno, facilitando herramientas de comunicación, participación y comprensión del mismo y realizando acciones de sensibilización social.


Después de esta definición, muchos de vosotros pensaréis: en mi colegio no hay alumnado Sordo o Sordociego ¿tiene lugar la figura de Mediador Comunicativo? ¡Claro que sí!.


Seguramente hay alumnos con TEA que tengan una menor intención comunicativa, o alumnado con TEL o cualquier alumno que tenga dificultad comunicativa que esté haciendo que no llegue a demostrar el máximo de su rendimiento escolar y/o social.


Por ejemplo: Si un alumno con TEA sale al patio con sus compañeros, pero no entiende sus juegos (reglas, normas, bromas…) evitará interactuar con ellos alejándose y el resto de compañeros hará lo mismo con él, por no entender su comportamiento ni cómo comunicarse con ese alumno.


Antonio Martín: ¿Desde cuando está regulada por ley la figura del Mediador Comunicativo?


Laura Collado Fernández: La figura de Mediador Comunicativo está regulada por ley desde que se establece por el Real Decreto 831/2014 de 3 de octubre el Título de Técnico Superior en Mediación Comunicativa, además está regulado como recursos para alumnado con NEE.


Entre sus hobbies destacan:


a) Manualidades.



b) Pilates.


c) Estar en contacto con la naturaleza.



d) Crear historias adaptadas para niños.


Se considera una persona perfeccionista, empática, familiar y paciente.



Le encantan los animales. Su animal preferido es el perro, aunque últimamente le está cogiendo mucho cariño a las cabritas enanas.


Le indigna la hipocresía, la falta de empatía, la falta de respeto y la negatividad.


La comida que más bien le da un poco de “asquito” es la que se refiere a la casquería (no puede ni pensarlo) y a pesar de ser asturiana, no le gusta nada la fabada.


Su comida favorita es la ensaladilla rusa y la tortilla de patatas de mi madre (la yaya Lupe).


Le da pánico la intencionalidad de inclusión educativa cara a la galería, que en realidad sea una integración limitada.


Y miedo a ver que a pesar de que pasen los años las familias con hijos con alguna nee o neae, sigan sufriendo por un sistema educativo que se pretende mostrar como innovador pero que sigue el mismo ritmo que en 1970.


Algunas de sus películas favoritas son:


"Grease" de "Randal Kleiser".


"Dirty Dance" de "Emile Ardolino"


"Campeones" de "Javier Fesser".


"CODA" de "Siân Heder".


Ella recomienda estos libros:


"Como pez en el árbol" de Lynda Mullay Hunt.


"Encuentra tu persona Vitamina" de Marian Rojas Estapé.



Artículo: Antonio Javier Martín Gutiérrez



Fuentes:


https://bravo26martin.wixsite.com/clubdepoetasmuertos


https://www.facebook.com/profile.php?id=100014238788226


La sonrisa de Laura


@bravo26martin


@lasonrisadelaura2021


Para más información ver estos enlaces:



En Youtube:


- Canal "El Mundo Poético de Antonio J. Martín".




En Blog:




En Facebook:




En Instagram:


- Página personal:



En Twitter:


- Página personal:


152 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page