top of page
Buscar
  • Foto del escritorAntonio J. Martín

Especial AL, "Ser Maestro de Audición y Lenguaje es uno de los mayores privilegios en la enseñanza"

Actualizado: 17 abr 2023


Para comenzar esta quinta temporada de entrevistas lo voy hacer con un "Especial AL".


El Maestro de Audición y Lenguaje (AL) es el especialista que trabaja desde el ámbito educativo los trastornos de la comunicación, el lenguaje, el habla y las dificultades de lectoescritura.



Aparte debe también coordinarse con los demás profesionales del entorno escolar (PT, tutores, etc …) para así lograr los objetivos previstos o los máximos posibles.


Pero, en muchas ocasiones, por circunstancias ajenas a nuestra voluntad (burocracia innecesaria, sustituciones en otras clases, ausencia de colaboración de otros profesionales o la falta de empatía) lo que debería ser un trabajo maravilloso se convierte en un trabajo rutinario, perdiendo toda la motivación que debe existir en esta profesión privilegiada en la que nosotros somos los modelos a seguir y más cuando hablamos de alumnado con NEE.


En este especial AL se pretende poner en valor esta profesión señalando las satisfacciones y dificultades con las que nos solemos encontrar.

Contamos con opiniones de profesionales en esta especialidad y otras (Educación Infantil, Logopedia, Pedagogía Terapéutica …) que se coordinan con ellos.


1) Angela Clemente Marín/ Seño Angela PT (Maestra de Pedagogía Terapéutica y Jefa de Estudios en Rota (Cádiz)).


Desde mi visión como PT y Jefa de Estudios durante varios años, paso a señalar las

fortalezas y debilidades entre la coordinación con la figura de los especialistas de ALs.


a) Satisfacciones


- Misma visión hacia al alumnado con necesidades específicas de apoyo educativo, considerando la diversidad como la base de la enseñanza.


- Trabajo muy coordinado y sistemático en equipo.


- Cooperación máxima, especialmente con el alumnado que más lo demanda.


- Estrategias comunes y homogéneas de cara a la acción tutorial con el alumnado y las familias.


b) Dificultades


La principal debilidad que encuentro emana de mi contexto, ya que al ser un centro de una línea, la especialista de AL solamente está dos días en mi centro.


Esta itinerancia se traduce, en que la coordinación que llevamos a cabo siempre la hacemos fuera del horario escolar (videoconferencias, correos y whatsapp).


En mi centro trabajamos desde esta mirada, pero no es obligatorio, por lo que intuyo que en muchos contextos parecidos al mío la coordinación se pierde.


2) Antonio Javier Martín (Maestro de Audición y Lenguaje en Granada).


a) Satisfacciones


- Cuando tras un arduo trabajo consigues que el alumno supere sus dificultades.


- Recibir el cariño de tu alumnado.


b) Dificultades


- Poca empatía de los compañeros.


- Mucha burocracia innecesaria que resta tiempo desatención directa al alumnado.


- Falta de formación inicial y continua de todo el profesorado, dirección e inspección en atención a la diversidad.


- Sustituciones en otras clases, con lo cual se deja por ello de atender a dichos alumnos/as incumpliéndose horarios y funciones establecidas de atención a este alumnado que solo puede darlas este personal específico.


3) Asun Flores Vicente (Maestra de Educación Infantil en Cuenca).


Cuando Antonio me propuso que hablara sobre el profesional de Audición y Lenguaje y mi relación como docente de Educación Infantil no dudé ni un segundo en contar mi experiencia.


Siempre llevo conmigo una frase, “si quieres ir rápido camina solo, si quieres llegar lejos camina acompañado” y así es.


Como docentes el concepto de equipo debe estar presente, tanto en el contexto de aula como en el de claustro y, queridos compis, seamos realistas, somos humanos y no sabemos de todo..


Como dije antes, somos humanos y hay ocasiones que no vemos o no percibimos o no sabemos cómo actuar ante dificultades con nuestro alumnado, pues a una servidora le pasa.


Y, a veces, nos enfrentamos ante realidades del aula que se nos escapan, ahí es cuando pedimos ayuda.


En mi caso y durante mis 17 años de docencia tanto en aula de infantil, primaria, ESO o incluso en educación de adultos, los especialistas de Audición y Lenguaje me han ayudado.


Y sobre todo me han guiado en diferentes actividades o propuestas con el alumnado.


De hecho muchas de las actividades que llevo a cabo con mis chiquis de 3 años son compartidas de estos compañeros y compañeras.


Actualmente estoy en un aula de educación infantil con alumnado de 3 años y he tenido que pedir opinión y colaboración a la compañera de Audición y Lenguaje y ahí estamos, trabajando en EQUIPO.


Considero como docente de educación infantil la importancia del especialista de Audición y Lenguaje sobre todo porque además de desarrollar y promover la prevención de problemas del lenguaje o potenciar capacidades en la comunicación, en el lenguaje, asesora y guía a familias y a docentes.


GRACIAS POR SER Y ESTAR, COMPAÑERAS Y COMPAÑEROS!


4) Cristina Castañeda Gómez/ Mi Saquito Parlanchín (Maestra de Audición y Lenguaje en Chiclana).


a) Satisfacciones


Nuestro trabajo como maestros de audición y lenguaje es muy bonito por varias razones, entre ellas, creo que la principal, es el poder ayudar a niños y niñas a desenvolverse en su vida diaria, ver cómo van progresando, superando barreras para llevar a cabo una adecuada comunicación y relación con otras personas.


Esto hace que nos sintamos realizados, que seamos útiles para la sociedad en la que vivimos, por lo que en realidad es como un chute de energía positiva cada vez que vemos que nuestro alumnado va teniendo progresos que repercuten en su día a día.


Además, el trabajar con niños/as es divertido, en muchas ocasiones dicen cosas que te tienes que reír a la fuerza, por su modo de entender o por su forma de expresar.


Es verdad que, a veces no es tan divertido y hay que ponerse firme para corregir ciertas conductas, pero por lo general es un trabajo agradable, con el que disfrutamos y enseñamos a través de juegos y pasándonoslo bien.


Es muy gratificante ver la cara de alegría e ilusión del alumnado cuando le mostramos actividades nuevas y motivadoras.


Todas estas razones, son las que nos hacen seguir adelante con nuestro trabajo a pesar de encontrar ciertas dificultades.


b) Dificultades


Son varias las dificultades con las que nos encontramos, quizás una de las más importantes es el llevar a cabo coordinaciones adecuadas con otros compañeros (tutores o PT).


Esta coordinación puede verse afectada por dos factores, en algunos casos hay compañeros-tutores que consideran innecesaria nuestras orientaciones, piensan que nos metemos en su trabajo o simplemente, por falta de conocimiento ante algunos trastornos, piensan que nuestras orientaciones no son útiles y simplemente venimos a darle trabajo. En otros casos puede faltar coordinación entre profesionales por falta de tiempo.


Otra dificultad destacable es que en algunos centros no se le da la importancia que debería tener la figura del maestro de audición y lenguaje, afortunadamente no me ocurre en el centro en el que desempeño mi trabajo actualmente, pero sí que lo he vivido en otros centros o me lo han comentado compañeros/as.


Me refiero que no se nos tiene en cuenta por ejemplo, cuando no se nos convoca en las sesiones de evaluación, cuando llegamos a un colegio y no tenemos aula (a veces damos clases en pasillos, cuartitos, despachos de otras personas, bibliotecas…), cuando se hacen tutorías con nuestros alumnos/as, se llama al pt y a nosotros no nos convocan, etc.


Otro impedimento, es cuando llegamos a un centro y no tenemos nada de material o tenemos muy poco, ahora esto no me influye puesto que gracias a los años que llevo trabajando me he ido creando mi propio material o comprándolo de mi bolsillo, pero no debería ser así.


En pocos centros me he encontrado el aula de audición y lenguaje con material suficiente para poder desempeñar nuestro trabajo.


No podemos olvidar nombrar el problema de que los especialistas de audición y lenguaje no tenemos una ratio establecida. Esto conlleva a que muchos compañeros tengan una ratio inviable, es tan grande el número de alumnado a atender que no se puede dar la atención adecuada que necesitan cada uno de nuestros alumnos para poder solventar sus necesidades.


Otra incongruencia de nuestra especialidad es el tema burocrático, no queda del todo claro los informes que tenemos que entregar, no hay un consenso, en cada centro se hace de forma diferente, por ejemplo, hay profesionales que solo entregan informes finales, otros los entregan trimestralmente porque su centro se lo pide (u obliga).


Otro problema es la itinerancia, a veces compartimos colegio en el mismo día, por lo que aprovechamos el recreo para cambiar de cole. Esto supone cargar con materiales de un lado a otro (incluso los días de lluvia, a veces los materiales se me han llegado a estropear) además de perder nuestro desayuno.


5) Elena Rodríguez Mellado/ AL del Tierno (Maestra de Audición y Lenguaje en Valladolid).


Una de las mayores satisfacciones que nos encontramos l@s maestr@s de Audición y Lenguaje es el cariño que recibimos de los niños/as día a día, la cara de ilusión que ponen al vernos entrar en su clase…


Por otra parte, está la satisfacción personal de “dedicarnos a lo que nos dedicamos”, de poder trabajar en lo que realmente nos gusta y con quien nos apasiona: nuestros niños y niñas.


Asimismo, recibimos muchas muestras de agradecimiento por parte de las familias, por el trabajo que realizamos con sus hijos; y de muchos compañeros, que valoran nuestro esfuerzo.


Y ver cómo progresan nuestros alumnos/as poco a poco, con mucha dedicación y tiempo, es muy gratificante.


Siempre es una gran suerte tener la oportunidad de influir tanto en nuestros peques, que son el futuro. Es un trabajo en el que nunca dejamos de aprender.


Sin embargo, también nos encontramos con algunas dificultades a la hora de llevar a cabo nuestro trabajo, como el desconocimiento de nuestra labor por parte de muchas personas, dentro de nuestro campo y, especialmente, fuera de él.


A veces nos sentimos poco apoyadas por nuestros compañeros/as, percibimos que hay poco reconocimiento por nuestro trabajo y existe una errónea percepción de que es fácil y cómodo.


Por otra parte, en algunos casos la evolución de los alumnos con los que tratamos es muy lenta, lo que nos lleva en ocasiones a la desilusión, y a dudar de si estamos realizando bien nuestro trabajo. Y sin duda, hay una gran falta de concienciación “desde arriba” de que nuestra labor es importante para los niños con los que trabajamos, y que por tanto se debe invertir más medios materiales y personales para poder atender bien a estos alumnos, dedicándoles más tiempo y de mejor calidad.


A pesar de todo, las satisfacciones superar con creces todas las dificultades que podamos tener como maestras de Audición y Lenguaje en nuestros centros.


6) Eusebio Villanueva Pérez/ Eduka Almería (Maestro de Audición y Lenguaje en un EOE de Almería).


La situación actual de la especialidad de audición y lenguaje se caracteriza por el alto grado de sensibilidad y estrés que adolece, ya de manera idiosincrática, por desgracia, a nuestra especialidad.


Hemos ido evolucionando de modelos en los que la figura del especialista en esta materia estaba altamente reconocida, como un área muy técnica (que lo sigue siendo) y con una exigencia profesional más que notable, a un cierto desaire hacia nuestra figura profesional.


Los motivos son múltiples:


- El incremento, más que notable, de los censos de Audición y Lenguaje, lo que se acaba traduciendo en un déficit de atención hacia el alumnado, ya que crece el censo pero no así el colectivo docente.


Lo que se acaba traduciendo en una pérdida de atención personalizada hacia nuestro alumnado.


Lo que da pie a su vez al descontento generalizado de tutores y tutoras quienes demandan más horas de atención hacia el alumnado, mismo sentir por parte de las familias de los niños y niñas afectados.


Con el consiguiente efecto de frustración generado, en última instancia por y para el AL, quien se acaba sintiendo como una veleta, azotada por los vientos de aquí y allá, sin capacidad de reconducir de un modo satisfactorio y productivo la situación.


- El número de especialistas de AL es insuficiente. Se puede decir de muchos modos, pero solo hay una forma clara de expresarlo: FALTAN MAESTROS Y MAESTRAS DE AL.


- La implementación de la LOMLOE, norma que desde un punto de vista ideológico ha primado un modelo de intervención inclusiva sin tener en cuenta la complejidad y características de una intervención de AL también ha afectado negativamente al quehacer de muchos/as profesionales: delante de un espejo, movilizando órganos fonoarticulatorios, discriminando fonemas en un contexto muy determinado…. que nada tiene que ver con el que se pueda desarrollar en un grupo aula junto a otros 25 nenes.


Con el consiguiente daño psicológico (por una mera cuestión de imagen) hacia el alumno objeto de la reeducación (quien demanda una intervención personalizada o en mínimo grupo), ausencia de posibilidad de trabajar por parejas a fin de amortizar mejor el horario y…. más tensión y frustración hacia la denostada figura del maestro/a de AL.


- La ausencia de los AL, figura que ha llegado a diluirse en el EOE, la cual, antaño, podía desarrollar funciones de asesoramiento y apoyo a la evaluación, y actualmente se ciñe a desarrollar la intervención en la zona a fin de cubrir los déficits horarios por la falta de recursos. Lo que a su vez ha conllevado una falta de comunicación con la figura de la orientación educativa, la cual, ya de por sí, está azotada por otros males (la ratio de alumnado / orientador/a; la incapacidad para afrontar la alta demanda de casos como consecuencia del déficit de personal etc….).


Es interesante recordar, como algo representativo, lo que también tiene un eco ideológico: La subida salarial que se llevó a cabo en el primer trimestre del actual curso, esa que se caracterizó por una mínima y pobre subida en el complemento 55 de la nómina de todo el profesorado: a estas alturas, Marzo de 2023, la docencia de los EOE aún no tiene reflejado dicho incremento en su nómina. Es un detalle, una niñez dirá alguno o alguna…. pero en mi opinión, es un aspecto que transmite el poco cariño de la administración a la denostada imagen del docente integrante en un EOE.


7) Mar Morales Avellaneda (Maestra de Audición y Lenguaje en un EOE de Almería).


Desde mi humilde opinión, indico algunas de las satisfacciones y dificultades que presenta la especialidad de Audición y Lenguaje:


a) Satisfacciones


- Cuando eres maestra itinerante, conoces a un mayor número de profesionales que enriquecen tu práctica docente al trabajar de forma coordinada, lo cual es muy gratificante.


- Ver el progreso del alumnado durante el proceso de enseñanza-aprendizaje.


- La formación continua recibida que ayuda a mejorar como docente.


- Dejar huella en el alumnado para guiarlos en la vida y les lleve a que sean competentes y autónomos.


- El reconocimiento y gratitud que nos muestran las familias al ver los progresos en sus hijos.


- Es esencial en el aprendizaje la coordinación con las familias.


b) Dificultades


- Falta de recursos materiales (teniendo que elaborar y comprar materiales propios para atender al alumnado, mobiliario inadecuado para un adulto, teniendo que impartir clase sentados en mesas y sillas de infantil de 3 años) y personales (teniendo que atender en algunas zonas a más de 40 alumnos/as).


- Censos elevados que merman la calidad de enseñanza ( agrupándolos en parejas y recibiendo sesiones semanales o quincenales de 30 minutos).


- Itinerancias que implican llevar siempre recursos materiales de un lado a otro sin tener un lugar fijo en el que dejarlos y en ocasiones, ni un aula de audición y lenguaje propia, teniendo que hacer uso de pasillos, comedores y otros espacios inapropiados para atender al alumnado, dificultando su aprendizaje por el ruido y los distractores que tienen estas zonas.


- Modificación constante de horarios para atender al censo nuevo, teniéndolos que agrupar en parejas o grupos más numerosos para poder atenderlos.


- Cambio de centros y zonas a los que se atienden al mes y medio de inicio del curso cuando ya están las evaluaciones iniciales del alumnado realizadas y teniendo que empezar de cero en otros centros, volviendo a hacer un trabajo extra.


- No puedes asistir al mismo tiempo a todas las reuniones de orientación educativa de los centros a los que se atienden porque se solapan en día y hora, lo cual implica un esfuerzo extra para coordinarse.


8) Mari Ángeles López Romero (Logopeda de Gabinete privado en Lucena (Córdoba)).


Soy de la primera promoción de maestros especialistas en Audición y Lenguaje. De pequeña decía “yo quiero ser maestra de niños sordos”.


Sin saber muy bien lo que era, me embarqué a estudiar esta especialidad… y acerté.


He dedicado toda mi vida a estudiar todo lo relacionado con patologías del lenguaje que caía en mis manos, y acabé siendo Logopeda.


Yo diría que "el sistema" es el gran inconveniente.


De la primera promoción de AL, nadie sabía muy bien qué enseñarnos, y nos enseñaron todo, todo lo que se sabía entonces sobre evaluación e intervención en patologías del lenguaje en niños.


Pero, a la hora de la verdad de poder desarrollar mi profesión, nada era como me lo habían dicho.


Falta coordinación con los especialistas de AL que son los que trabajan con los niños día a día, ven su evolución, conocen sus circunstancias, sus peculiaridades…


Se escucha poco a los ALs. así que, tras tres intentos en educación, decidí desarrollar plenamente mi profesión en el ámbito privado, para lo que estudié Logopedia y monté mi gabinete.


Tras quince años trabajando en el ámbito privado, desarrollo mi profesión como quiero, atiendo a los niños y adultos que llegan con diferentes patologías, pero sigo viendo, aunque desde fuera, a grandes profesionales que día a día se tropiezan con el muro de la burocracia.


La formación de los ALs ha cambiado ahora, y desde que se implantó el Plan Bolonia, la formación especializada de los compañeros, deja mucho que desear.


Y lo he comprobado de primera mano, ya que en mi centro se hacen prácticas del Master especialista en Audición y Lenguaje, y bueno, debemos formarnos más.

Se interviene desde la perspectiva de la evaluación que hacen otros.


He de decir también que veo como cada día grandes profesionales, desarrollan estrategias, materiales, van contra corriente, luchan por dar valor a esta profesión tan bonita, que adoro.


Desde el ámbito privado, desde mi perspectiva como logopeda, creo que deberíamos trabajar más en colaboración, todos los profesionales implicados.


Tanto del ámbito público como del privado, logopedas, psicopedagogos, psicólogos, maestros de audición y lenguaje y de pedagogía terapéutica.


Y debemos hacerlo por el bien de “nuestros niños” que se lo merecen todo.


Debemos derivar cuando se nos escape, debemos seguir creciendo y formándonos, cada día.


No seamos prepotentes ya que ninguno de nosotros lo sabe todo.


Echo en falta un trabajo interdisciplinar, que se pierde entre toda la burocracia, papeles, “envidias profesionales”, porque en definitiva lo verdaderamente fantástico es cuando una madre, tras 3 semanas de intervención te dice “gracias por conseguir que mi hijo diga Kiki, su nombre”.


Eso, y sólo eso, el brillo en los ojos de eso/as niño/as que te miran cuando por fin consiguen ser comprendidos, comprender; la ilusión y la alegría de sus caras; la sonrisa de sus padres y madres; ese abrazo, tirando un beso; ese “mamá”, que sabe a gloria, mientras van a pedirte algo; y ese “¿yaaaa?, se me ha hecho corto seño”; son mil cosas, que como dije antes, no hay espacio suficiente en una hoja para poder describirlo.


9) Nuria Ana Domínguez Rivas/ Crea Nuria PT (Maestra de Pedagogía Terapéutica en Vícar (Almería)).


Si hay algo que tengo muy presente, es que todo lo que hacemos cada día como docentes está configurado a partir del objetivo principal: “nuestro alumnado es lo primero y debemos poner todos los mecanismos necesarios en marcha para poder atenderles de la mejor manera posible, satisfacer todas sus necesidades y que logren alcanzar un desarrollo adecuado teniendo en cuenta su punto de partida”.


Esto que suena tan evidente, a veces no es nada sencillo por muy inverosímil que pueda resultar. Son muchísimos los factores que intervienen. Como especialista de Pedagogía Terapéutica (PT), en muchas ocasiones, me he visto desbordada con ratios elevadas de alumnos/as NEAE trabajando como maestra de Apoyo a la Integración, muchos de ellos/as, también alumnos/as de compañeras especialistas en Audición y Lenguaje (AL). Si como PT me veía con una sobrecarga de trabajo, ahí estaba la ratio de mi compañera de AL que hacía parecer la mía como un dato irrisorio.


Tanto PT como AL, en ese caso, actuamos como cotutores/as de los alumnos/as que atendemos. Hemos de coordinarnos para trabajar entre nosotros/as, con el tutor o tutora, con las familias, con los agentes externos (asociaciones, atención temprana, gabinetes de logopedia, de psicología...), etc. Todo eso, multiplicado por 30-35 alumnos/as que pueden llegar a tener nuestros/as compañeros y compañeras de AL. Y por supuesto, trabajando de forma itinerante entre varios colegios a la vez.


En mi experiencia laboral, he coincidido con varias compañeras en esta situación que se sentían desbordadas y con un sentimiento de impotencia absoluta al constatar que el tiempo que les podían dedicar a sus alumnos/as, era insuficiente. Al tiempo que la carga burocrática, entre ella, los Programas Específicos se hacían eternos. No digamos ya, cuando se acerca el momento de la evaluación porque claro, para poder llegar a tiempo, han de comenzar con más de un mes de antelación...


De ahí, se deriva otra dificultad (otra más...), poder terminar su trabajo de evaluación como AL, también depende de que nosotros/as terminemos el nuestro como PT cuando tenemos alumnos/as en común.


Y todo esto, un curso, otro, otro... y solicitando por activa y por pasiva más recursos personales. Y gritando a los cuatro vientos que necesitamos recursos materiales específicos que hemos de elaborar, pero que no tenemos tiempo... siempre con la sensación de un trabajo mal hecho y cansados hasta la extenuación. Y en estas circunstancias, te encuentras a personas vocacionales en su profesión que han llegado a pensar en abandonarla.


Ahora os voy a hablar de la experiencia con ellas cuando he trabajado como tutora de Aula Específica. Para hacer mucho más práctico y con sentido el trabajo de coordinación con mi compañera de AL, decidimos unificar parte de las sesiones de nuestros alumnos/as para así, poder hacerlo conjuntamente cuando fuera necesario y tuvieran la oportunidad de desarrollar las sesiones todos juntos dentro de mi aula. De esta forma, todos ellos/as se beneficiaban de más sesiones y los resultados obtenidos han sido muy positivos. Para todos, hay una mayor coherencia, continuidad, colaboración (se realizan los recursos materiales de forma conjunta, se divide el trabajo en grupo cuando es necesario...). En definitiva, se respira un ambiente motivador y un sentimiento de control y tranquilidad que se traduce en un desarrollo progresivo de los alumnos/as.


Pero claro, la ratio de mi compañera seguía siendo la misma. Por lo que por un lado, sí que nos hemos podido organizar para que los alumnos/as de mi aula estén bien atendidos, pero, ¿y el resto de alumnos/as que tiene que atender que son de cursos diferentes y que no puede unificar?


Y desde arriba, sin ofrecernos una solución. Eso sí, disponiendo más obligaciones y papeles que rellenar. Y como no, presumiendo de una Inclusión con muy buenas intenciones (no lo dudo) tan necesaria actualmente, que han de asumir nuestros compañeros/as sin más recursos que sus propias manos.


10) Virginia Blanco Romanos (Maestra de Audición y Lenguaje y de Pedagogía Terapéutica en Aragón).

a) Satisfacciones

- Ver cómo el alumnado es capaz de hacer cosas que antes no sabía, que se puede comunicar y conseguir las cosas que quiere de forma lo más normalizada posible.

- Sentir que se ayuda a más que una persona, a todo su entorno.


- Sentir la gratitud de las familias y amigos que ven que el alumno o alumna es más capaz.

- Ayudar a empoderarse al alumnado.

- Ver cómo el resto de la sociedad está más sensibilizada y que con mi trabajo ayudo a que esto vaya a mejor.

- Compartir con otros profesionales un objetivo concreto, e ir hacia él investigando, experimentando y creando conocimiento.

- La creatividad de nuestro trabajo.

- El saber que estoy en el mundo para ayudar a los demás.


b) Dificultades

- Falta de horario para conseguir los objetivos.

- Falta de comprensión por parte de otros profesionales o el entorno de priorizar la comunicación sobre otros aprendizajes.

- Falta de recursos organizativos y personales en los centros (materiales no faltan, porque los creamos).

- Falta de conocimientos o sensibilidad por parte de otros.

- Falta de valoración por parte de algunos compañeros, e incluso de la administración en situaciones concretas (yo no soy una sustituta, mi trabajo es importante y no lo puedo dejar siempre porque falte otro, hay más compañeros que pueden sustituir).


"Quiero dedicar este artículo a los profesionales que, pese a las dificultades existentes en el camino, siguen realizando su labor por encima de todo dando lo mejor de ellos mismos".


Artículo: Antonio Javier Martín Gutiérrez



Fuentes:


https://bravo26martin.wixsite.com/clubdepoetasmuertos


https://www.facebook.com/profile.php?id=100014238788226


@bravo26martin



Para más información ver estos enlaces:



En Youtube:


- Canal "El Mundo Poético de Antonio J. Martín".




En Blog:




En Facebook:




En Instagram:


- Página personal:




En Twitter:


- Página personal:


1370 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page